No eres tú, soy yo.

Abierta Mente

No eres tú, soy yo.

Naces siendo un ser completo, pero en el camino lo olvidas. Te sientes vacío y te pasas media vida buscando qué o quién te llene. Pero ese vacío más que saciarse, parece crecer cada día más. Así que en algún momento empiezas a culpar al mundo, a tu pareja, jefe e hijos por lo que te falta. Pero no son ellos: eres tú y solo tú el encargado de llenarte y de amar desde un lugar de más consciencia y menos carencia.