Mis libros más recordados, una lista de todos aquellos que me han hecho feliz.

 

IMG_6446.jpgHace mucho tiempo que no leía un libro que me trasnochara. Algunos de los que leí en el último año son hermosos e interesantísimos, pero tan intelectualmente densos que no soportan mi muy poca energía nocturna de mamá de dos casi-bebés. Por eso volver al ruedo de la novela histórica con SEMEJANTES LIBROS, ha sido la motivación para hacer una lista, de estas que tanto amo y disfruto hacer. Quiero que esos libros que me han producido tantas emociones en mi vida, puedan llegar a hacer feliz y conmover a alguien más. Bueno…. algunos logran mucho más que eso… como los que estoy terminando ahora… y por eso, voy a empezar por ahí:

1. LO QUE DICEN TUS OJOS, seguido inmediatamente de CABALLO DE FUEGO PARÍS, CONGO Y GAZA. Bueno les digo, estos libros son más dulces que lecherita con arequipe, y podrían escandalizar a más de una (lo del género es a propósito, no creo que un hombre soporte leerlos, además que podrían afectar ampliamente su autoestima), pero por la misma razón tienen el poder de calentar hasta la relación más destemplada. Altamente recomendados para aquellos meses helados que siguen la llegada de la maternidad. (Risas… y como dicen ahora en redes, me retiro lentamente de este tema). Mientras suspiras por la relación que jamás llegará a existir en la vida real, aprenderás del conflicto árabe y palestino, y de la guerra de etnias en el Congo. He adorado estos libros, que no se consiguen en papel, al menos en Colombia, pero que he devorado en la pantalla del celular mientras manejo, espero citas, hago filas y antes de caer en un muy feliz sueño profundo. Autora argentina: Florencia Bonelli, a quien planeo seguir stalkiando en busca de títulos perfectos para unas vacaciones entretenidas.

2. Oriente es mi obsesión desde hace años y sé que muchos la comparten. Tal vez porque conocer, así sea a través de las páginas, una historia y una cultura que nos son tan ajenas, tiene el poder de transportarnos, erizarnos la piel, abrirnos el apetito y expandirnos las fronteras. Como todo lo que es moda, muchos de los libros basados en oriente han casi caído en el cliché, pero de todos los que he leído, recomiendo a CISNES SALVAJES (Jung Chang) por mostrar de manera autobiográfica la más dura realidad de la dictadura china, con tal finura en las palabras, que no puede pararlo de leer. También adoro y recuerdo con felicidad los libros de Javier Moro, EL SARI ROJO y PASIÓN INDIA. De Kenizé Mourad, UN JARDÍN EN BADALPUR y DE PARTE DE LA PRINCESA MUERTA, y de la misma línea, COMETAS EN EL CIELO de Khaled Hosseini. Y aunque hace más de diez años me leí LAS VÍRGENES DEL PARAÍSO de Barbara Wood, pero aún lo recuerdo al igual que EL AMULETO.

3. De paseo en India, quise comprar un libro de una autora local, y terminé con EL DIOS DE LAS PEQUEÑAS COSAS, de Arundhati Roy, entre mi maleta. Adoré su cadencia, los detalles en su relato, y sentirlo tan genuinamente indio. Un libro distinto que ni siquiera sé si llegó a occidente, pero que vale la pena buscar, así sea en formato digital.

4. De las manos de una prima recibí uno de los regalos más bonitos que me ha regalado la literatura. UNA VOZ ESCONDIDA de la autora iraní Parinoush Saniee, me estremeció, me marcó, y me obligó a repensarme como mamá. Sinceramente es el libro que debería leer cada mamá de este mundo mucho antes de que sus hijos hablen por primera vez.

5. De los autores más reconocidos en el mundo de las letras y guiada por mi lado intelectual, leí UN HOMBRE y NADA Y ASÍ SEA, quedando enamorada de la narración de Oriana Fallaci. Hasta hubiera puesto a una hija Oriana, si mi marido me hubiera dejado. Las descripciones que esta mujer hace de la guerra de Vietnam, casi me arrancan lágrimas. De Mario Vargas Llosa, devoré LA FIESTA DEL CHIVO, sobre el dictador dominicano Rafael Leonidas Trujillo. Fascinante y estremecedor. De Dostoyevski, CRIMEN Y CASTIGO, de Kafka EL PROCESO y de Milán Kundera, LA INSOPORTABLE LEVEDAD DEL SER, así las reinas de belleza hayan cogido este último de parche, fue mi libro favorito por mucho tiempo.

6. Siendo aún muy chiquita, leí libros para adultos en los que aprendí de la vida mucho más rápido de lo “aconsejable”. Pero la lectura era mi mundo personal, privado y fantasioso y siempre tuve la libertad de escoger lo que me gustara, así “no fuera apropiado para la edad”. Recuerdo que saqué más de diez veces de la biblioteca del colegio a JAYNE EYRE de Charlote Bronte y lo leí una y otra vez deseando que el final fuera diferente. Yo lo leía sin saber que era un clásico de clásicos, enamorada de su narración, y hoy, más de 20 años después aún recuerdo al señor Rochester y tengo una imagen de Jane esperándolo en la ventana. De esa segunda década de mi vida y de mi autora favorita de ese entonces, Isabel Allende, adoré PAULA, LA CASA DE LOS ESPÍRITUS y RETRATO EN SEPIA. Y los leí casi al tiempo de VENDIDAS (Zana Muhsen) y FLOR DEL DESIERTO (Waris Dirie). Y como ñapa quiero añadir que, sin importar que pasen los años, siempre querré volver a leer LAS BRUJAS de Roald Dahl, quien con su ratonizador de acción retardada me sigue divirtiendo en mis recuerdos.

7. Entre otras libros, que no sabría clasificar, pero cuyo recuerdo aún me inquieta, tengo LOS RENGLONES TORCIDOS DE DIOS de Torcuato Lucca di Tena, MI DERRAME DE LUCIDEZ de Jill Bolte Taylor, y cualquiera del japonés Haruki Murakami, siendo de lo más loco que he leído en mi vida, KAFKA EN LA ORILLA y LA CAZA DEL CARNERO SALVAJE. Tal vez todos los de este párrafo, encontrarían en común la capacidad de irse a estados mentales tan extraños y diferentes, que más allá de poderlos clasificar como “ buenos” o “malos”, uno dice, WOW, esta gente qué estaba pensando cuando escribió esto. Para mi sobre todo los dos primeros fueron un placer absoluto.

8. Me he leído casi todas las series adictivas que han salido en los últimos años, pero todos los de Stieg Larsson, empezando por LOS HOMBRES QUE NO AMABAN A LAS MUJERES, son mis predilectos. De esas lecturas cuyo final lo dejan a uno despechado y desparchado, deseando volverlos a leer (o poner a alguien más a leerlos, para poderlos comentar)

9. De autores colombianos me podría trillar hasta el fondo hablando de cuanto amé CIEN AÑOS DE SOLEDAD, pero preferiré recomendar DULCE COMPAÑÍA, LA NOVIA OSCURA y DELIRIO de Laura Restrepo. Sobre todo me fascina su prosa casi no-puntuada, con renglones justificados a lado y lado, en párrafos de hojas completas sin un solo espacio por llenar. Se oyen mentalmente como una cantaletica continua, como la bulla que hacen las viejitas al rezar. De Héctor Abad me gustó EL OLVIDO QUE SEREMOS por su nostalgia sin queja, un homenaje hermoso al amor del papá.

10. Y porque necesito leer para aprende de mí misma, para creer en lo que jamás creería sin la ayuda de alguien más, están todos estos que voy a meter casi a la fuerza en mi categoría yogi, CLEAN, CLEAN GUT, (de Alejandro Jung), THE CHINA STUDY (TC Campbell), SUPERFOODS, FOOD AND MEDICINE OF THE FUTURE (David Wolfe) de nutrición desde un enfoque muy médico. De autoconocimiento, ENCANTADO DE CONOCERME de Borja Vilaseca. De espiritualidad UNA VIDA CON ÁNGELES de Tanya Karam. Y REGLAS ESPIRITUALES DE LAS RELACIONES de Yehuda Berg que me ha acompañado desde el día que lo leí, siempre muy cerca, recordándome cosas que mi sentido común ya sabía pero que jamás practiqué. En mi opinión este último, debería ser un libro de lectura obligatoria en los primeros años de bachillerato cuando todos morimos de amor, pero no entendemos nada al respecto.

Volver a leer después de la abstención de la maternidad, me ha hecho valorar aún más el privilegio de escapar con la imaginación a otro lugar sin pararme del sofá. El tiempo de lectura es mi gusto más sublime, mi rato conmigo misma, mi autoestudio y mi consuelo de nerd que ya terminó de estudiar pero muere por seguir aprendiendo. No tengo problema en tener varios libros empezados, salto de la autoayuda a la nutrición, de ahí a la espiritualidad, la novela histórica o la poesía. Leo de todo, de lo que resuena conmigo, de lo que me recomiendan, de lo que está de moda y de lo que se considera superficial. Me doy el lujo de dejar libros empezados y de releer aquellos que supe amar. Marco todos mis libros en la primera página con nombre y fecha, subrayo frases bonitas o importantes y acumulo libros en cajas mientras construyo la biblioteca de mis sueños. Porque en la casa de mi familia siempre hubo una que tenía un olor muy particular. Sé que de allí me nació el gusto y amor por los libros y este sueño, confeso pero aún no realizado, de escribir algún día uno que hable de mi vida, de historias fantasiosas que a veces se me ocurren, o de todo lo que he aprendido desde que descubrí mi amor por enseñar.

@yogalalma

4 comentarios en “Mis libros más recordados, una lista de todos aquellos que me han hecho feliz.

  1. Ese placer que da leer y viajar a traves de las paginas sin salir de casa y pensar que todo puede ser posible si se cree. Buenas recomendaciones para tener en cuenta y aun mejor leerte.

    Me gusta

  2. Me encantó la lista! Tenemos un gusto muy parecido. He leído muchos y ya puse en mi lista de futuros libros otros! En la misma línea te recomiendo: El libro de mi destino, el testigo invisible, el hombre que amaba a los perros, las cenizas de Angela, historia oficial del amor y un arcoíris en la noche. Gracias pro compartir tu lista!

    Me gusta

  3. Muy buena lista, “Nada y así sea”, me fascinó, creo que ella fue una de las grandes voces del periodismo y la literatura contemporánea, también es muy bueno “Entrevista con la historia”, gracias por compartir!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s