Detox, el efectivo tamiz para depurar y honrar tu ser total.

Los “detox” están de moda. Y como todo lo que se pone de moda, tiende a perder su poder y su verdad. Que tanta información, no te quite las ganas de ensayarlo algún día. Desintoxicarse es una herramienta de transformación muy profunda, que te conecta con tu salud y te obliga a “hibernar”. El resultado es increíble de verdad.image2.jpeg

  1. Qué hace un detox en tu cuerpo

Con un detox, sacas tu cuerpo y tu mente a vacaciones. En cuento al cuerpo el sistema digestivo usa una inmensa cantidad de energía en transformar los alimentos y desechar lo que no se va a usar. Sobre todo porque en el común de los días comemos en combinaciones, cantidades y frecuencias inadecuadas. Al programar una alimentación de desintoxicación de una manera sana, liviana y con alimentos de altísima calidad, estás asegurando la nutrición adecuada, al tiempo que permites que toda la energía sobrante se use en sanar y en reconstruir.

En la mente por su lado, almacenamos información sin límite ni filtro alguno. Noticias malas, conversaciones innecesarias, demasiado ruido. No dimensionamos el efecto que todo esto tiene en nosotros, los miedos que nos crea, la impotencia en que nos pone. Durante los días de una desintoxicación, la invitación es a seleccionar muy bien el “alimento” que le damos a la mente, para aliviar integralmente el cuerpo, la mente y el alma.

Qué pasa entonces con la energía que nos ahorramos durante estos días?

El cuerpo la va a usar para “organizar la casa”, algo así como lo que hacemos todos cuando salimos a vacaciones: ocuparnos de aquello para lo que nunca tenemos tiempo. Así pues, vas a ver mejoría en tu digestión, en la calidad del pelo, la piel y las uñas, en el estado de ánimo, en la claridad y serenidad de tu mente y en los niveles de energía.

  1. Para qué no usar un detox

Definitivamente un detox no es una dieta para bajar de peso. Hacerlo con esta intención solo resultará en un aumento posterior del peso por la ansiedad y el desorden que nacen de una dieta mal planeada y del deseo de ver resultados inmediatos que no van a suceder. Por favor tómate tu tiempo para escribir qué te motiva a hacer este detox, cuál es tu meta principal. También te recomiendo abstenerte de hacer ejercicio extenuante en estos días. Para recibir los beneficios a plenitud, necesitarás estar en paz, con tiempo libre para procesar todo lo que va a surgir en medio de la limpieza.

  1. Qué puede ser difícil?

Para seguir con la analogía de la casa, recuerda que cuando sacamos las cosas viejas y archivadas para limpiar, sale una cantidad impresionante de polvo y desorden. Asimismo los primeros días podrás sentir dolores de cabeza, mucha ansiedad por la comida, brotes en la piel (acné), mal olor, mal aliento, frío, irritabilidad.

Si extiendes el detox por 5 días los resultados van a ser plenos. Y los días 3 y 4 ya muy fáciles de manejar. Sin embargo por la vida social, y por ser una experiencia nueva, puede que 3 días sean suficientes para empezar. Solo ASEGÚRATE de ser muy selectivo con tus alimentos en los días posteriores al detox!!! El cuerpo está limpio, pero al mismo tiempo muy alerta y listo para aprovechar todo lo que entre en él.

image1.jpeg

  1. Aprovecha estos días. Son especiales.
  • Aprovecha para desintoxicarte de noticias malas, cadenas de correo y redes sociales que lo único que hacen es desperdiciar tu valioso tiempo, llenarte de miedos y hacerte estar por siempre inconforme.
  • Deshazte de productos refinados de tu alacena que no quieras volver a usar: cereales de caja, sopas de sobre, mecato, salsas.
  • Escribe mucho todo lo que vaya surgiendo. Son días muy sensibles. Aparecen emociones que en el día ni siquiera dejamos aflorar.
  • Ve al sauna o turco. Hazte exfoliación. Ve a un buen masaje. Sal a caminar. Pasa mas tiempo en silencio, o busca un buen consejero para conversar.
  • Haz una clase de yoga suave.
  1. Cuándo sí y cuándo no hacerlo.
  • Si estás generalmente bien de salud, házlo una vez al año!
  • Si tienes dolores de cabeza, estado de ánimo bajito, y falta de energía, anímate pues  esta puede ser la solución.
  • NO hagas detox en lactancia o embarazo.
  • No lo hagas si tienes enfermedades graves (busca la asesoría de un experto)
  1. Qué más puedo comer y tomar durante el día?

Tu reto más grande será seguir el detox lo más fielmente posible. Recuerda que si pasas el día en calma y mayor quietud, tu cuerpo te pedirá menos calorías.

Para el día puedes tener a la mano té verde o cualquier aromática sin endulzante de ningún tipo y sin cafeína.

Por ningún motivo debes consumir café, chicle ni ojalá pastillas para controlar los síntomas del detox.

Si tienes mucha hambre, puedes consumir una manzana entre las comidas. Solo recuerda que entre menos tenga que digerir el cuerpo, mayor es el efecto de limpieza.

  1. Los días antes

Para empezar el detox ojalá no vengas de días de mucho consumo de alcohol, azúcar, lácteos. Igual puedes empezar, pero los síntomas serán muy fuertes, al igual que si consumes mucho café en tu vida diaria.

Si lo vas a programar de manera óptima, elimina: lácteos, azúcares, café y alcohol POR COMPLETO 3 días antes de iniciar y 3 días después de terminar.  

  1. Los días después

Para salir de un detox lo ideal es hacerlo de manera gradual. No quieres graduarte en Mc Donalds. Recuerda que tu cuerpo está más limpio que nunca. Abierto y dispuesto a recibir como un tesoro lo que entre en él.

Te recomiendo seguir con un shot antes de desayunar. Toma un jugo verde pequeño y luego puedes añadir una arepa con aguacate, hummus o tomate y aceite de oliva.

A la media mañana puedes empezar a comer una fruta suave como manzana o pera.

Al almuerzo añade arroz los primeros días y mas adelante plátano, papa o yuca.

Para el algo puedes añadir nueces o semillas o un mix sin dulce ni mucha sal.

Para antes de dormir elige una comida liviana. Puede ser un wok con verduras y ensalada. Una sopa HECHA EN CASA, como plato principal siempre será la mejor opción.

Para el resto de la vida

Vivir en un permanente detox es la forma más fácil de conquistar la salud. En la ley del 90-10, el 90% del tiempo consumimos productos naturales cuyo origen conocemos perfectamente, y guardamos el 10% para aquellos antojos de fin de semana. De esta manera no tenemos que matarnos haciendo ejercicio para quemar calorías, ni pasaremos malas noches de cuenta de la pesadez estomacal. En verdad piensa que el cuerpo es una máquina perfecta, a la que la mayoría del tiempo le ponemos DEMASIADO trabajo… y que encima pretendemos curar todas las enfermedades con pastillas (más químicos) para poder seguir el ritmo frenético en el que vivimos.

Si paramos un instante. Nos tomamos tiempo para bañarnos en calma, exfoliar la piel, preparar nuestra propia comida, (así sea a veces), si planeamos mejor el menú de la semana, si compramos snacks saludables, si le bajamos a la corredera, si vemos menos TV y leemos más, si nos vamos a la cama más temprano, si nos esforzamos por comer en un ambiente de calma y como parte de un ritual, si hacemos que la vida tenga más interés que el desayuno, el almuerzo y la comida…. Y sobre todo, si escuchamos más nuestro cuerpo en su inmensa y perfecta sabiduría… recibiremos a cambio una inyección de energía y una mente clara para realizar con determinación y sin duda, nuestra más real y verdadera misión.

image3.jpeg

MODELO DE UN DETOX BÁSICO. (Ideal para quien nunca ha hecho uno antes)

  1. Empieza el día agradeciendo. Unos minutos de silencio en las primeras horas de la mañana tienen un efecto muy especial. Identifica qué hay en tu mente, qué la inquieta, cuales son sus lugares comunes, sus dolores, sus obsesiones. Conocer es la clave para transformar.
  2. Empieza tu rutina alimenticia con un “shot”, es una manera sencilla de iniciar el sistema digestivo y alcalinizar el cuerpo. Algunas opciones son: Wheatgrass (hierba de trigo), limón con pimienta de cayena o agua con bicarbonato.
  3. Toma un extracto de frutas y verduras. Estos jugos pueden hacerse en casa (ojalá), o conseguirse listos. La idea es que sea una relación mayor de verduras que de frutas. Los jugos verdes son los más indicados para un proceso de limpieza.  Tómalo con calma y asegúrate de quedar satisfecho.
  4. Prepara un termo con agua pura para llevar a la mano todo el día. Puedes adicionar limón, pimienta cayena y una pizca de sal marina.
  5. Para el almuerzo prepara una ensalada grande con todos los vegetales que te gusten. Los vegetales verdes ayudan muchísimo a la desintoxicación. Incluye Kale (coles), espárragos, champiñones, aguacate, remolacha y/o germinados para extra nutrición. Obtén la proteína de quinua, semillas de cáñamo o lentejas. Prepara una vinagreta con limón, aceite de oliva de buena calidad, sal marina y pimienta. Asegúrate de quedar satisfecho pero no te llenes demasiado. Espera un rato para tomar agua.
  6. Come temprano. Puedes hacerlo “a la hora del hambre” entre 6 y 7 PM así parezca muy temprano. Prepara una sopa de verduras sin papa ni yuca. Usa todas las verduras y hierbas aromáticas que quieras. Sofríe si deseas en aceite de coco. No uses caldos ni cubos ni sopas listas. Usa la ahuyama o las arvejas para espesar. Añade quinua o semillas de cáñamo como proteína.
  7. Escribe. Así creas que no lo haces muy bien. Escribe para ti, para crear un recuerdo de lo que está pasando. Escribe no solo en los 3 días del detox sino en los días siguientes en los que será muy claro si hay alergias y sensibilidades alimentarias que vale la pena evaluar y corregir. Aprovecha la claridad que habrá en tu mente. Probablemente también notes que existen personas y relaciones que te generan toxicidad. Aprovecha para tomar una sana distancia.
  8. Intenta dejar 12 horas de ayuno entre tu comida de la noche y el desayuno del día siguiente. Son horas muy valiosas que el cuerpo sabrá aprovechar.
  9. Repite esta rutina por 3 días completos, variando los alimentos cada día. Inicia el cuarto día con un desayuno más robusto, un poco de arroz o papa al almuerzo y algo sólido a la comida. Añade un alimento nuevo cada día, y observa especialmente aquellos que sospechas, puedan causarte sensibilidad.

image4.jpeg

El ayuno es una herramienta de sanación muy poderosa y ancestral. El cuerpo pierde naturalmente el apetito cuando está enfermo, angustiado, asustado o en duelo. Los niños no reciben alimento y se acuestan unos días cuando se están sintiendo mal. En cambio los adultos ignoramos tanto el cuerpo y sus señales que perdemos el contacto con su instinto natural. En nuestro mundo loco y acelerado, donde manejamos tanta información, afán y estrés, y encima de todo comemos tanto y a deshoras, tomarse un tiempo de silencio e introspección “reinicia” el cuerpo y da la oportunidad de observarse a uno mismo desde otra dimensión más objetiva.

Aprovecha la liviandad del cuerpo y la serenidad mental de estos días para renovar tu compromiso de buscar todos los días, en todo lo que hagas, tu felicidad. Tu cuerpo es un vehículo perfecto que transporta lo más valioso que tienes, tu vida. No descuides tu cuerpo. No desperdicies tu vida. @yogalalma.

Un comentario en “Detox, el efectivo tamiz para depurar y honrar tu ser total.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s